El secreto del venezolano Henderson González que lo coronó en la tercera temporada de "Is It Cake?" en Netflix - LaPatilla.com

El secreto del venezolano Henderson González que lo coronó en la tercera temporada de “Is It Cake?” en Netflix

Cortesía

 

Dicen que de las peores crisis nacen las mejores oportunidades y así lo demostró el genio de la repostería Henderson González. Tras migrar a Estados Unidos, trabajó como lavaplatos y se enfrentó a las barreras del idioma que limitaban su comunicación. Sin embargo, no se dejó intimidar por los obstáculos y desarrolló una destreza especial que superó los límites del sabor. En un mundo de colores, dulces y texturas descubrió su verdadera pasión de vida.

A los 30 años, este audaz arquitecto halló en los pasteles su lienzo de expresión y trazó una destacada trayectoria que lo llevó a crear su propia marca de pastelería en Florida.  Con una maestría que va más allá de los planos, conquistó los American Cake Awards 2023 y también fue el ganador del “Spring Baking Championship” y el “Holiday Baking Championship” de Food Network. Pero su talento trasciende y recientemente lo convirtió en el campeón de la tercera temporada del exitoso reality show “Is It Cake?” de Netflix.





Por: Elizabeth Gutiérrez | lapatilla.com

Henderson González es un maracucho que modeló su destino sin saber que los reflectores estarían algún día sobre él. Este arquitecto encontró en la repostería una vía para construir sueños aún más dulces que sus exquisitos postres hiperrealistas.

“Hacía pasteles en Venezuela, pero era como un hobby, no era algo de lo que vivía ni tampoco lo hacía para los cumpleaños de mi hija. Empecé a hacerlo para familiares y amigos porque les llamaba la atención mi trabajo”, reveló. Sin embargo, su trayectoria hacia el éxito no fue un camino de rosas, sino más bien una aventura llena de desafíos y giros inesperados.

Cortesía

 

Antes de convertirse en un audaz prodigio de los postres, Henderson dedicó su talento al diseño y la construcción de estructuras arquitectónicas en su tierra natal. “Soy arquitecto, soy graduado de la Universidad del Zulia y tenía una compañía de construcción y remodelaciones”, compartió. 

En el año 2016, Henderson y su familia decidieron emprender un viaje hacia Estados Unidos en busca de un futuro más prometedor. “Fue súper difícil porque prácticamente llegamos a comenzar desde cero. No teníamos nada, no teníamos a nadie”, recordó. La transición hacia un nuevo idioma y una cultura diferente representó un gran desafío para este valiente emprendedor.

Crecer en Disney

Sin embargo, Henderson se negó a permitir que los obstáculos lo detuvieran en su búsqueda de alcanzar mejor estabilidad. “Cuando llegué aquí, lo único que conseguí fue lavar platos, pasé varios meses lavando platos en un restaurante porque no hablaba inglés”. 

El punto de inflexión llegó cuando el venezolano se enteró de un casting de talento en Disney. Con la determinación como su única compañera, se presentó ante los reclutadores junto a las fotos de sus creaciones, incapaz de comunicarse en inglés. “No tenía cómo expresarme ni cómo explicar lo que yo sabía hacer”, admitió con franqueza.

Cortesía

 

Pero el destino, a veces caprichoso, le sonrió. Una entrevistadora comprensiva reconoció el verdadero tesoro de Henderson: su talento innato para la pastelería, eso marcó un antes y un después en su carrera. “Yo podría decir que Disney ha sido mi universidad en pastelería”.

Y en los pasillos mágicos de Disney, este maracucho visionario perfeccionó su arte y a su vez encontró una familia. “Aparte de trabajar con los chefs más importantes de la compañía en pastelería, también tuve la oportunidad de que mis compañeros me enseñaran, hicimos un intercambio cultural, yo les enseñaba español y ellos me enseñaban inglés. Entonces, eso me ayudó muchísimo a enriquecer lo que era mi vocabulario y mi experiencia como pastelero”.

De Food Network a Netflix

Después de convertirse en uno de los maestros pasteleros latinos más destacados en Estados Unidos, al conquistar los American Cake Awards y figurar como el ganador del “Spring Baking Championship” y el “Holiday Baking Championship” de Food Network, otra aventura le abrió nuevas puertas de una manera inesperada. Henderson relató cómo fue seducido por la propuesta de participar en la tercera temporada de “Is It Cake?”. “Ellos me llamaron, dijeron que había una oportunidad para un programa, no dijeron para cuál, era un programa muy importante de pastelería de nivel mundial”.

Cortesía

 

Sin conocer más detalles sobre el reality, aceptó el desafío y se lanzó a un torbellino de creatividad y competencia. La incertidumbre añadió un sabor especial a su experiencia. “Dijeron que habían aplicado más de 50.000 personas y que ellos me estaban invitando a participar en este show, que no tenía que aplicar ni llenar ninguna solicitud. Si yo aceptaba, automáticamente estaba dentro del elenco. Eso me llamó la atención y acepté. Para mi sorpresa, era la tercera temporada de ‘Is It Cake?’”.

Detrás de las cámaras, en medio del frenesí de la competencia, Henderson encontró su lugar para brillar. “Fue una experiencia espectacular y única porque pude demostrar todas mis habilidades. Para mí, el programa fue como la gran oportunidad de mostrarle al mundo lo que puedo hacer, de lo que soy capaz y todo lo que he aprendido en todo este tiempo”, mencionó.

Asimismo, la presión era palpable, pero Henderson la enfrentó con la calma y la confianza de un verdadero artista. “Soy una persona que trabaja muy rápido”, confesó al destacar su habilidad para desenvolverse mientras trabaja. Y es que para él, la rapidez y la capacidad para resolver problemas son una de las cualidades que identifican a los criollos.

 

Cortesía

 

“Soy una persona que se desempeña muy rápido por haber trabajado en Disney, en restaurantes y haciendo postres en vivo. Esto me dio esa facilidad de sentirme relajado en ventaja, en comparación con otras personas que de repente sí se ven un poco más presionadas en cuanto al tiempo y a las habilidades. También pienso que es crucial el hecho de que los venezolanos venimos preparados de fábrica para resolver cualquier inconveniente. No nos quedamos pensando a ver cómo resolver, sino que simplemente actuamos y eso es muy crucial cuando tienes muy poco tiempo en estas competencias”.

Un verdadero “Master Baker”

Entre los recuerdos más preciados de su participación en “Is It Cake?”, Henderson resaltó el trato y la atención que recibió. “La experiencia de sentirme como una superestrella fue excelente”, describió con una sonrisa y al mismo tiempo agregó: “sentía que estaba grabando una película en Hollywood. Su principal foco no era mostrar nuestras debilidades como pasteleros, sino al contrario, mostrarnos como los mejores pasteleros ante el mundo”.

Cortesía

 

Una de las anécdotas más memorables de su tiempo en el programa es la del “famoso pulpo”, un hito que dejó una huella en la memoria de los espectadores. Henderson expresó de qué forma se las ingenió para completar su obra maestra en un tiempo récord de cuatro horas y asombró a los productores al demostrar ser un verdadero erudito en el arte pastelero.

“Nos dan ocho horas para hacer el pastel, pero cuando trabajo en mis tortas me concentro y por lo general me desconecto, no miro el reloj, simplemente trabajo como una máquina. Miraba hacia los lados y sentía que todos estaban avanzados y yo era el único que estaba atrás. Empecé a trabajar como una máquina feroz. Al culminar, levanté la mano y dije: ‘listo, terminé’, producción se acercó y preguntó: ‘¿estás seguro?, ¿no hay nada que falte, ningún detalle?’, yo: ‘no, nada’ (…) me dijeron: ‘eres una máquina. Terminaste cuatro horas antes que los demás’. Increíble, eso es algo que no se me olvida”.

Cortesía

 

Pero el éxito en el programa no fue el final del viaje de este genio de arquitectura comestible, sino más bien el comienzo de una nueva etapa en su carrera. Con una avalancha de seguidores y el apoyo abrumador del público, experimentó un boom en su negocio de repostería “Master Baker”. Sus redes sociales se han llenado de elogios y solicitudes de encargos, con más de 35.000 nuevos seguidores en tan solo una semana, un reflejo del impacto inspirador de su historia.

Para Henderson, su victoria va más allá de la fama y el reconocimiento. Significa una motivación para aquellos migrantes que han enfrentado los mismos desafíos lejos de su país y se esfuerzan para alcanzar sus metas. En sus propias palabras: “Siempre he tratado de ser inspiración para mi hija, para que ella vea todo lo que uno puede ser capaz de lograr con trabajo duro. Ser inspiración para el mundo entero y los venezolanos en general para mí es un sueño hecho realidad”.

Sin límites ni barreras

Incluso fuera de los reflectores de la televisión, González juega con el tiempo a su favor, pone a prueba sus destrezas y deja en evidencia su don para crear sorprendentes pasteles 3D. Su pasión y dedicación lo han llevado a enfrentarse a retos que nunca imaginó como la creación de un pastel para 250 personas en tan solo 24 horas, una tarea monumental que abordó gracias a la misma determinación que lo llevó a obtener la corona en “Is It Cake?”. 

Cortesía

 

Cada triunfo es más que un simple trofeo para este venezolano; es la culminación de una batalla contra las adversidades. Las muñequeras que adornaban sus brazos en el programa, y que fueron objeto de bromas para Mikey Day, no solo eran accesorios, sino símbolos de su propia superación. Con un mensaje grabado en inglés y español, recordaban la barrera del idioma que él había derribado, y reflejó el emblema de que los límites solo existen en la mente.

“Mientras estaba haciendo pasteles, lo que siempre tenía en mi mente y lo que siempre podía ver eran mis muñequeras con los mensajes en inglés y en español. Para mí tenía un significado muy importante, que al final toda la producción las adoptó y me quedé sin ninguna. Llevé para cada episodio y al final toda la producción me las quitaron y me quedé sin nada”, acotó.

Cortesía

 

Más allá de los reflectores y las cámaras, Henderson se describe a sí mismo como un hombre común, dotado de un talento que floreció en su vida a los 30 años. Su humildad contrasta con la grandeza de sus creaciones y demuestra que el verdadero éxito radica en la pasión y la perseverancia.

“No soy una persona con grandes rasgos ni que me considero muy inteligente, simplemente que tengo un talento que he sabido aprovechar y que gracias a Dios lo pude descubrir y lo he podido explotar y ahora puedo decir que vivo de lo que amo hacer”, dijo.

Su mayor inspiración

Con la vara alta tras su triunfo en “Is It Cake?”, este criollo contempla otros horizontes. Desde abrir su propio local de pastelería hasta convertirse en el anfitrión de su propio programa de televisión, sus sueños desafían los límites del posible.

“El sueño que yo quería cumplir de aquí a 20 años, lo cumplí en un año entero que fue ganar tres programas de televisión, entonces ahora me quedo: ‘¡wow!, y ahora ¿qué sigue, qué puede ser más grande que esto?’”, se cuestionó.

Aunque su arte lo lleva a mundos de fantasía, Henderson siempre mantiene los pies en la tierra, con la mirada puesta en su mayor inspiración: su hija. En cada pastel, en cada competencia, su enfoque nunca vacila, al recordar que cada logro también es un legado para ella.

Cortesía

 

El día de su victoria, el primer rostro que buscó Henderson fue el de su hija, testigo fiel de su viaje como triunfador. “Fue la primera persona en enterarse. Vio la foto con la corona y la tarjeta con mi nombre, la primera persona a la que se la envié fue a ella. Me hizo una videollamada y estaba llorando y dijo: ‘papá, no lo puedo creer’. Podríamos decir que ella lo ve como que fue muy fácil. Cree que su papá puede lograr lo que sea, a pesar de que la competencia fue muy ruda y muy reñida, pero es como que ya tiene una esperanza y una fe infinita en mí que sabe que puedo lograr lo que sea y eso me inspira mucho”.

A pesar de la distancia, el corazón de Henderson González late al ritmo de Venezuela. En cada mezcla y creación culinaria, busca capturar los sabores y  recuerdos de su tierra natal. “Siempre en cada programa he dejado en alto el nombre de Venezuela porque marca una parte importante de mi niñez”, finalizó.