Humberly González, la venezolana detrás de Star Wars Outlaws que llevará el terror del Tarot a los cines - LaPatilla.com

Humberly González, la venezolana detrás de Star Wars Outlaws que llevará el terror del Tarot a los cines

Cortesía

 

En un mundo de héroes y villanos, La Patilla encontró la historia épica de una venezolana que brilla en la industria del entretenimiento norteamericano. Detrás de la protagonista del videojuego de “Star Wars Outlaws”, hay una actriz que llevó su talento desde Punto Fijo hasta los sets de Canadá y no deja de asombrarnos por su trayectoria. Humberly González se pasea de un género a otro sin temor y cautivó las pantallas de Netflix en “Slumberland”, donde bailó salsa con Aquaman, y también dio un paso audaz a través de su participación en la exitosa serie “Ginny & Georgia”

Pero sobre la joven latina tenemos mucho que contar, pues su nombre también aparece en los créditos de otras producciones como “Nurses” y “Jupiter Legacy”. Ahora nos llevará a un viaje aún más oscuro con “Tarot”, la próxima película de terror de Sony Pictures que se estrenará en mayo de este año. Por si fuera poco, un nuevo filme se sumará pronto a su carrera. En medio de un escenario tan versátil, un sinfín de desafíos y experiencias,¿qué más podemos esperar de esta estrella en ascenso? Sigue leyendo y descubre todos los detalles en primera fila.





Por: Elizabeth Gutiérrez | lapatilla.com

Humberly González irradia sencillez, determinación y alegría en su rostro. Con el enorme orgullo de quien ama lo que hace, rememoró cuándo inició su pasión por la actuación. “Desde pequeña, el arte estaba en mi alma, en mi cuerpo”. Criada en Falcón, sus días se llenaban de música, baile e interpretaciones improvisadas en un centro comercial local. “Siempre fuiste artista”, le decían sus padres, al reconocer en ella una chispa especial desde temprana edad.

Su partida de Venezuela en 2002 marcó el comienzo de una aventura, una decisión motivada por su padre, quien es ingeniero, en la búsqueda de un futuro más prometedor. “Mi papá dijo: ‘nos vamos de aquí’. Él vio que lo que tenía planeado para nosotros, para mi hermano y para mí, no lo podíamos obtener en Venezuela”. recordó. Luego del traslado a Aruba y posteriormente a Canadá, González encontró oportunidades que le permitieron crecer y desarrollarse como artista, mientras se adaptaba a nuevos idiomas y culturas.

Cortesía

 

El viaje hacia la actuación profesional inició después de mudarse a Canadá, donde descubrió otro mundo de posibilidades. “Aquí, la actuación tiene prioridad, tiene valor”, explicó. Con acceso a escuelas de actuación y una industria próspera, González encontró el espacio para cultivar sus aptitudes y continuar su preparación en el cine y la televisión.

Aunque inicialmente imaginaba una carrera en el teatro en vivo, su encuentro con el mundo de las cámaras cambió su rumbo. “Me encantó. Todo es tan técnico, diferente”, compartió con entusiasmo. Desde entonces, ha dejado una huella imborrable en producciones como “Slumberland” y “Ginny & Georgia”, al mostrar su talento en la industria del entretenimiento.

Pese a su éxito en la pantalla, González nunca olvida sus raíces teatrales. Durante los tres años que vivió en Montreal, tuvo la oportunidad de participar en numerosas producciones en vivo en la Escuela Nacional de Teatro de Canadá y más adelante, se mudó a Toronto y no pudo retomar el teatro por su incursión en “cámara digital”. A pesar de ello, es una experiencia que atesora y que espera retomar en el futuro. “Sé que volveré porque el corazón de la actuación está en el teatro, en lo vivo, es esa energía con la audiencia”, reflexionó.

Raíces venezolanas en escena

Su identidad venezolana ha sido una influencia constante en su trayectoria, aunque reveló que en principio fue un reto adaptarse a un país totalmente diferente. “Cuando me mudé a Canadá, tuve un momento como que: ‘ok, creo que no encajo bien, la gente me mira raro, ¿por qué es tan expresiva?, ¿por qué tanto brillo?’, imaginé, y traté de asimilar la cultura”.

Sin embargo, con el tiempo, encontró la fuerza para abrazar plenamente su herencia y llevarla con orgullo a cada proyecto en el que participa. Yo sí puedo ser venezolana y canadiense a la misma vez”, afirmó. En aquel entonces, todo cambió. Desde el 2008, integró elementos de su cultura en cada personaje que interpreta en busca de resaltar sus raíces y compartir la riqueza de la cultura venezolana dondequiera que esté.

Cortesía

 

Desde el anonimato hasta los reflectores de la fama, González encontró la forma de destacarse de la manera más auténtica en su trabajo y compartió su opinión sobre la transformación de la industria del cine. “Creo que ha cambiado mucho desde que empecé. Sé que hace diez años no estábamos teniendo la conversación de diversificar la industria, pero más que todo en los últimos cinco años ha cambiado mucho”.

Su trayectoria, marcada por papeles diversos y complejos, desafía cualquier intento de clasificación y estereotipos, sin abandonar su esencia como criolla. “He podido ser desde doctora, he podido simplemente enamorarme, tener relaciones, he podido ser yo, mujer, latina, que vive en Canadá, inmigrante, lo que sea, pero los personajes no tienen que ver en realidad con eso, es un ser humano que simplemente está en esta historia. Claro, yo siempre le meto lo venezolano”.

Pasos prohibidos con Aquaman

Asimismo, González demuestra su versatilidad al interpretar roles cada vez más complejos. “Entre bailando salsa con Jason Momoa en ‘Slumberland’ y ser doctora en el show ‘Nurses’ es muy diferente”, comentó con entusiasmo. “Yo jamás pensé que iba a hacer un papel de doctora de tanta autoridad”.

Su experiencia en “Slumberland”, donde compartió pantalla con el icónico Momoa, significó un hito emocionante en su carrera. “Fue un sueño tan lindo de poder bailar ‘Aguanile’, una cosa tan ‘wow’, fue un ‘full circle’ como dicen en inglés, porque me acuerdo bailar salsa en Venezuela con mi papá, con esa misma canción, y ahora estoy en Netflix, bailándolo con Jason Momoa”, recordó.

Cortesía

 

En medio de los retos, González irradia una energía contagiosa y una dedicación inquebrantable. “Siempre estoy en el corazón de cada personaje”, confesó al mismo tiempo que dejó expuesto su enfoque meticuloso hacia cada papel. “En todo momento traigo mi luz y mi ser en cada personaje, pero le quito y le pongo lo que necesite”.

Además de su talento en pantalla, la joven actriz es conocida por su espíritu entusiasta y buen sentido del humor. Al ser cuestionada sobre su experiencia mientras bailaba con Momoa, no pudo evitar sonreír y respondió: “Él es como un niño en el corazón, es una persona muy humilde, le encanta reírse, no le da miedo nada y la pasamos bien. Tuvimos práctica de baile varias veces y después, cuando ya teníamos los trajes y todo, o sea, ese día lo grabamos en mi cumpleaños y fue la mejor fiesta”.

El estrellato en Netflix

Desde su debut en “Ginny & Georgia”, la joven de 31 años cosechó mayor popularidad en la audiencia global. “Nunca pensé que esa sería la serie que impactaría alrededor del mundo”, dijo. Su papel como Sophie Sánchez le permitió brillar en la serie de Netflix y confirmó su compromiso con cada personaje que interpreta. 

No obstante, su identidad venezolana influyó en la creación de su papel, un testimonio que deja en evidencia su capacidad para transformar una simple actuación en una experiencia emotiva y genuina. “Al principio, mi personaje en ‘Ginny & Georgia’ iba a ser italiano”, reveló Humberly. 

Cortesía

 

Sin embargo, un giro inesperado le permitió proponer la idea de que fuera venezolana y llevar su propia identidad a la pantalla. “Cuando llegué a ese set en Netflix, el primer día conocí a la creadora, la showrunner, y me puse a hablar con ella. Preguntó cosas de mi vida, le conté que soy venezolana y también le dije: ‘mira, tal vez hay una opción o alguna oportunidad de poder hacer un personaje venezolano, porque soy de Venezuela’, y el nombre de mi mamá es Sánchez, mi nombre completo es Humberly Vanessa González Sánchez, y le planteé: ‘¿Qué tal si le ponemos Sophie Sánchez?, ¿hasta suena lindo, verdad? o sea, con S, no sé, me encantaría traer mis raíces”.

En tan solo minutos, los productores de Netflix aceptaron modificar el nombre y luego de afinar otros detalles, lograron un cambio significativo para el personaje de la serie. “La siguen escribiendo y por eso salió todo, que hablé español, pudieron decir que era venezolana”, agregó.

Frente a un nuevo reto

Ahora, mientras se prepara para el lanzamiento de “Tarot”, Humberly transmite emoción y gratitud por la oportunidad de incursionar en un nuevo género. Admitió con una gran sonrisa en su rostro que siempre se sintió atraída por este tipo de películas. “Desde que crecí en Venezuela las veíamos todos en familia  (…) Tenía la ilusión de trabajar con Screen Gems, ellos tienen su zona de terror, que es parte de Sony Pictures, y cuando me salió esta película quedé loca, esa audición fue muy divertida, me encanta el equipo”. 

Sin duda, para la actriz fue un sueño hecho realidad. Desde el elenco excepcional hasta el equipo creativo, cada aspecto de esta producción le dejó una experiencia enriquecedora.

“Tenemos dos directores, Anna Halberg y Spenser Cohen, que son ‘wow’, o sea, entienden el género muy bien. Ellos querían traer de nuevo ese color tipo Hitchcock, los que empezaron el género en sí, que se ve muy bien. Tenemos monstruos que son prácticos, fueron diseñados a mano, todas las tarjetas de Tarot fueron diseñadas, los artistas que están en esta película son geniales, y me encanta el guion”. 

Cortesía

 

Asimismo, resaltó que participar en este proyecto y filmar en diferentes lugares junto a un elenco, al que definió como parte de su familia, le cambió la vida. “Contamos con un cast buenísimo, tenemos a Avantika que hizo ‘Mean Girls’, tenemos a Jacob Batalon que está en el mundo de ‘Spider-Man’, y pudimos filmar en Europa, estuvimos allá por tres meses en Serbia, en Belgrado”.

Nunca el “Tarot” fue tan espeluznante como lo refleja el tráiler de esta película y promete “poner los pelos de punta” a más de uno. Aunque, para Humberly fue como un viaje emocionante y hasta divertido con un giro único que sorprenderá a la audiencia.

“Sobre mi personaje, solo puedo decir que se llama Madeline y me encanta porque me recuerda mucho a ‘Destino final’, pero en una versión con estrellas de terror, que tiene que ver como ’your faith’. Entonces va a ser muy, muy buena. Me encanta que se va a estrenar en todos los cines a nivel mundial, así que lo pueden ver en Venezuela, en todas partes. Llega el 10 de mayo”.

Sin ego ni pretensiones

González destacó la experiencia transformadora de trabajar con figuras de renombre como Bob Odenkirk, conocido por su papel en “Breaking Bad”. Lo describió como un maestro en el arte de la actuación, cuya dedicación y enfoque en la narrativa dejaron una profunda orientación hacia su oficio. 

“Él me enseñó mucho la importancia de verte como parte de algo más grande de una historia, porque no tiene que ver contigo: ‘ay, que me veo fea. Ay, que me veo así, no sé, no me gusta cómo hice eso con mi cara’, eso no tiene que ver. Estás contando la historia como debe ser, eso es todo lo que importa. Y a él le interesaba mucho cómo decir la historia, entiendo por qué tiene una carrera tan linda, es muy dedicado, muy amable”.

Para la venezolana, aprender de los mejores no solo se trata de habilidades técnicas, sino también de adoptar una mentalidad centrada en la historia y despojada del ego, un principio que busca incorporar en cada proyecto.

“La gente a veces se pone loca en una producción y tienen mala actitud o algo así, se ponen diva (…) y veo que las personas que tienen más fama, tienen el corazón más lindo y eso me inspira mucho. Quiero ser ese tipo de artista que es como trabajar con la familia y hacerlo bien, con un buen corazón, buena actitud, con tu luz enfrente”.

Un viaje al espacio 

Por otro lado, la preparación física y mental desempeña un papel crucial en el proceso creativo de González. La entrega y dedicación con cada personaje es evidente en su disposición para adaptar sus hábitos y rutinas. En este sentido, contó en exclusiva para La Patilla sobre su participación en “Star Trek: Section 31” y su entrenamiento especial para la película.

“Ahorita estoy haciendo ‘Star Trek’, que lo acabamos de anunciar, y para ese papel cambié bastante mis hábitos porque quería estar fuerte (…) Empecé a entrenar, dejé de tomar, quise estar 10/10 física y mentalmente, quería estar sana, fuerte para verme bien porque mi personaje es bastante rudo, tiene algo así como esa energía de reyes. Es un papel que quise hacer yo misma, que quería entrenar muchísimo y sentirme conforme”.

Fuera de los sets de filmación, la latina encuentra equilibrio y renovación en diversas actividades que incluyen sesiones de yoga, pilates y la exploración de nuevas terapias. “Me gusta mucho moverme, así sea ir a bailar, hacer lo que sea. Recientemente, voy mucho al sauna y me meto en agua fría, esa terapia de frío y caliente me ha ayudado mucho mentalmente y físicamente. Lo hago cada semana”.

Cortesía

 

Además, su amor por la cocina y la compañía de su fiel compañero, su perro, revelan una vida fuera de las cámaras igualmente entretenida y satisfactoria. “Me encanta cocinar. Tengo mi perrito, siempre ando con él para arriba y para abajo”, enfatizó sin dejar a un lado el cariño de las personas que la rodean. “Tengo una comunidad muy linda, muchos amigos acá, aunque mi familia no está en Canadá, mis amigos son mi familia”.

El talento y entusiasmo por seguir a la conquista de proyectos creativos no se detienen. El futuro es incierto, pero la artista se mantiene enfocada en fortalecer aún más su carrera y expresó su deseo de regresar al teatro. “Me encantaría volver, sé que tiene que ser algo tipo Broadway, tal vez un musical porque me encanta cantar y bailar también”.

Pero la noticia que ha encendido los motores de la expectativa en la galaxia del entretenimiento es su participación tanto en el universo de “Star Wars” como en “Star Trek”. Con una mezcla de asombro y gratitud, González compartió su impresión al respecto: “Nunca lo esperé, que iba a estar en ese lugar, en este mundo de fantasía, de ciencia ficción que me encanta. Son unas franquicias, creo que las más grandes del mundo, que todos las conocen y es un honor poder ser quien soy, venezolana, inmigrante en Canadá, de poder tener papeles grandes en esto”.

El sueño hecho realidad

Al hablar sobre su tierra natal, González dejó entrever su nostalgia por el sol caribeño y los inolvidables parajes que alguna vez llamó hogar. “Las playas, el sol”, suspiró. “Extraño mucho el clima, el calorcito, a mi familia, amigos (…) estoy considerando tal vez ir este año. Veremos”.

Más allá del éxito, Humberly González es un personaje admirable que expresa gratitud mientras desborda sencillez y disposición para brillar en el oficio que le apasiona. Las aventuras apenas empiezan, pero ella está lista para vencer cada desafío y espera reflejar cada día su mejor versión. 

Cortesía

 

Su experiencia es un impulso de motivación y la clara señal de que mediante el esfuerzo, el compromiso y la determinación, los sueños se pueden hacer realidad. “Si tienes algo que te inspira, que es una pasión tuya, hazlo. Así sea que no te van a pagar mucho por eso y va a ser tu trabajo, creo que es nuestro deber como ser humano, poder hacer lo que nos llena por dentro”.

Con certeza y una visión esperanzadora finalizó: “Yo no dejé que el miedo ganara y no tenía nada que perder, pero mucho que ganar (…) Y todo lo que se necesita está dentro de ti, en realidad, todos tenemos mucho valor y este mundo necesita tu arte”.