Foro Venezolano de Política Exterior denuncia la detención arbitraria de Rocío San Miguel

Rocío San Miguel: Mientras la FANB siga al servicio de una parcialidad política no habrá garantía de nuestro voto

 

 

El Foro Venezolano de Política Exterior (FVPE) ha emitido un comunicado urgente denunciando la detención arbitraria de la conocida activista de derechos humanos Rocío San Miguel y su hija, ocurrida el pasado 9 de febrero en el Aeropuerto de Maiquetía.

lapatilla.com

El FVPE calificó el incidente como un reflejo de la “persecución sistemática del régimen contra la sociedad civil” y enfatizó que la activista ha sufrido previamente acoso por parte del Estado venezolano. La organización expresó una profunda preocupación por la desaparición de ambas, así como por las acusaciones de conspiración que pesan sobre ellas.

Esta detención, según el FVPE, viola las recomendaciones y protocolos de la ONU sobre libertad de expresión y el deber de investigar crímenes contra figuras públicas y defensores de derechos humanos. Además, el acto contradice las decisiones y recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y los acuerdos de Barbados, suponiendo una amenaza directa al proceso democrático del país.

El comunicado, firmado por el presidente del FVPE, Emb. Víctor Rodríguez Cedeño, y su vicepresidente, Emb. Milos Alcalay, entre otros miembros, insta al gobierno a garantizar la integridad física y la vida de las detenidas. Asimismo, hace un llamamiento a la comunidad internacional para que condene la escalada de la crisis política en Venezuela y exija la liberación inmediata de Rocío San Miguel y su hija, junto con más de doscientos cincuenta presos políticos que permanecen encarcelados.

La nota concluye con una lista de miembros del FVPE y organizaciones asociadas, incluyendo la Arcadia Foundation de Washington, DC, el Grupo Ávila de Caracas y el Comité Internacional Contra la Impunidad en Venezuela de Madrid, mostrando un amplio respaldo a la denuncia.

El arresto de Rocío San Miguel y su hija marca un punto de inflexión en la ya tensa atmósfera política venezolana, poniendo de manifiesto la urgente necesidad de atención y acción internacional para restaurar los derechos civiles y la democracia en el país.