Sabor sobre ruedas: La auténtica receta del venezolano "Jesús Quesillo" que se hizo viral en Colombia - LaPatilla.com

Sabor sobre ruedas: La auténtica receta del venezolano “Jesús Quesillo” que se hizo viral en Colombia

Cortesía

 

De las calles de Caracas a las concurridas esquinas de Colombia, la historia de Jesús David Riaño es una mezcla de sabores, esfuerzo y astucia. A sus 27 años, este emprendedor criollo ha conquistado centenares de paladares con una receta que lleva impregnada en su ADN: Los quesillos. El éxito que lo acompaña no solo está en su producto, sino en su habilidad para reconocer oportunidades y su tenacidad para crear un manjar auténtico del que todos hablan. 

Convertirse en un mago del postre típico venezolano, es un proceso que no ocurrió al azar. El joven trabajó arduamente para presentar una propuesta nueva en el mercado y con grandes porciones de determinación, creó su propia estrategia para identificar a cada cliente. Sus ventas y alcance aún lo sorprenden. Después de una reciente gira en Perú y Ecuador, junto a otras que vienen en camino, reveló a La Patilla cómo transformó una tradición familiar en un fenómeno viral en redes sociales.





Por Elizabeth Gutiérrez | lapatilla.com

Jesús, antes de dar el salto a Colombia, ya era un maestro en el arte de vender quesillos en las calles de Venezuela. Cuidaba carros, se dedicaba al comercio y, desde los ocho años, se sumergió en el mundo del increíble dulce criollo gracias a la influencia de su padre, quien es colombo-venezolano. Una herencia que, sin duda, marcó su destino.

“Él tiene una fábrica de quesillos y yo trabajaba en la calle, los vendía, entonces es un trabajo que he estado haciendo prácticamente toda mi vida”, contó. 

Cortesía Jesus Riaño

 

Al llegar al país neogranadino, Jesús decidió abrirse camino para comenzar a surgir y se adentró en el mercado laboral tradicional. Sin embargo, su pasión por los quesillos persistía, y a pesar de que trabajaba en un restaurante cerca de la cocina, era el delicioso postre quien llamaba a su puerta insistentemente. Así, de forma valiente y con una pizca de nostalgia, se aventuró a introducir el producto con el que creció en tierras cafeteras.

Facebook Jesús Riaño

 

“Hice los quesillos, salí a venderlos y era como quien dice ‘un producto nuevo’, a la gente le gustaba, y después dije: ‘tengo que iniciar con esto’. Pero después del tiempo las ventas bajaron, me tocó buscar nuevas maneras y allí fue donde ideé la prueba a la gente, que lo probaran sin compromiso, que me compraran otro día hasta volver a buscar nuevamente clientes”, relató.

El postre criollo que cautiva

La estrategia fue clave. Con astucia y observación, Jesús identificaba a sus paisanos entre la multitud, y desafiaba a su intuición para ofrecerles una muestra gratuita, un primer bocado que sellaría la lealtad de los paladares venezolanos. Una táctica brillante que, acompañada de su carisma, lo catapultó hacia el triunfo.

Cortesía Jesús Riaño

 

Pero, ¿qué hay detrás de los quesillos de Jesús? Más allá de la receta, el emprendedor destaca la atención al cliente como su as bajo la manga. Cautivar a la gente, hacer que se sientan identificados y ofrecer un servicio excepcional son los ingredientes secretos de su fórmula del éxito. 

“Y también ese caramelo que se ve por arriba, que en combinación con la luz del sol hace que resalte un color espectacular. Todo eso es muy bueno”.

Facebook Jesús Riaño

 

La rutina diaria de Jesús marcha como un reloj suizo. Un día se sumerge en la creación de sus quesillos y al siguiente despliega su carrito por las calles y comparte ese delicioso sabor dulce con todos los que se cruzan en su camino. Aunque a veces cuenta con la ayuda de uno o dos colaboradores, en muchas ocasiones tiene que embarcarse solo.

Un reto, millones de likes

Como buen venezolano, humilde de corazón y entusiasta por vocación, compartió que jamás se le cruzó la idea de que su negocio llegaría a conquistar tantos paladares. “No imaginé que iba a tener el alcance que hoy en día tengo, pero fue algo que pude lograr gracias a mi dedicación y esfuerzo”.

“Jesús Quesillo” está agradecido por la aceptación que recibe de sus seguidores y la experiencia que ha labrado alimenta sus ganas de continuar creciendo. “Fue con trabajo, disciplina y constancia, y todavía seguimos trabajando fuertemente para poder mantener todo eso, que con largo esfuerzo, la ayuda de Dios y de todos mis seguidores, he logrado”.

Facebook Jesús Riaño

 

Viralizar en redes sociales no es tarea sencilla, pero Jesús supo cómo cautivar a una gran audiencia con su historia de superación y la presentación de sus postres. Sus millones de likes lo dejan en evidencia. Aun cuando, distribuir el tiempo entre la producción del producto y el contenido que publica es un gran reto. Por eso, el criollo destacó la colaboración de su equipo de trabajo. 

“No es fácil, pero logro hacer las cosas con cariño y dedicación. También, a veces tengo a unas personas que me ayudan. Si me toca responder mensajes o lo que sea, tengo personal que me colabora, porque no todo lo puedo hacer solo. Entonces, tratamos de atenderlos a todos, que los clientes se sientan bien y los seguidores también”, explicó.

Facebook Jesús Riaño

 

Jesús se inspiró en su padre para levantar un imperio de auténticos quesillos y su mejor forma de rendirle tributo la demuestra al replicar los conocimientos de su mentor, aunque dejó clara la iniciativa que puso en marcha para reinventarse al transcurrir los años. “Se siente bien seguir el legado de mi papá, porque él creó el cochecito, yo lo renové, le puse la publicidad. Y los quesillos, pues él tiene su receta, yo tengo la mía, pero me siento bien, así como también se siente él de todo esto que estamos logrando”.

La internacionalización del quesillo

Recientemente, el joven emprendedor arrancó con una gira en varias ciudades de Colombia, Ecuador y Perú para que turistas, coterráneos y locales disfrutaran sus enormes quesillos. Pero este recorrido apenas empieza, pues otros países se suman a su lista para dar a conocer en cada bocado un toque de la tradición criolla.

“Próximamente se viene otra gira, Dios mediante. Voy a terminar de hacer una gira en unos lugares que faltan en Colombia, luego tengo previsto ir para Chile y si me permiten para México. De ahí voy a ir a España y además me gustaría visitar Argentina y Brasil”.

Facebook Jesús Riaño

 

La receptividad hacia sus quesillos ha sido excelente, una mezcla de elogios que resuena cada vez con más fuerza. “El cariño es grande”, confesó, “y eso es algo que hay que agradecer a Dios y al esfuerzo constante que venimos realizando”. En cada quesillo, se encuentra un dulzor exquisito y el resultado de mucho trabajo.

Sus aspiraciones no se limitan a un carrito en una vereda; este caraqueño sueña con llevar su creación a otros lugares, una apuesta que asegura convertir en una embajadora de la tradición venezolana en cada rincón del mundo. 

Si te preguntas dónde encontrar estos manjares que han conquistado paladares, la respuesta está en Cali, en la carrera 9, 56 – 16, barrio La Base. También en Bogotá y Bucaramanga se despliega una variedad de sabores que te transportarán a la esencia de la pasión emprendedora de Jesús David Riaño. Su historia es más que un fino caramelo exitoso, es la firmeza de que los sueños, con mucha perseverancia y pasión, pueden hacerse realidad.