Siguen reclamos por cupos de bachilleres en la UDO, pero el decanato dice que eso fue un “pelón” de la Opsu

Siguen reclamos por cupos de bachilleres en la UDO, pero el decanato dice que eso fue un “pelón” de la Opsu

 

 

 

Padres y representantes de más de 100 bachilleres siguen reclamando a la Universidad de Oriente (UDO) en Anzoátegui que validen los cupos supuestamente otorgados a los jóvenes a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), semanas atrás.

Javier A. Guaipo / Corresponsalía lapatilla.com

Vanesa González, madre de uno de los afectados, señaló que con la negativa por parte de la directiva de la “Casa más Alta” para terminar de ratificar estas plazas, se les está violando el derecho al estudio a estos muchachos, por lo que insisten en denunciar esta situación.

“La decana (María Teresa Lattuca) se niega a aceptar que estos cupos ya fueron dados por la Opsu. Son más de 100 menores de edad los que se ven perjudicados por este problema y la decana mantiene su posición negativa, pero tampoco nos quiere dar una certificación por escrito”, indicó la mujer.

Otros representantes calificaron toda la situación como un “atropello” en contra de este grupo de adolescentes que “son el futuro del país” y que aspiran a seguir formándose académicamente en la UDO.

“Pelón” de Opsu

Siguen reclamos por cupos de bachilleres en la UDO, pero el decanato dice que eso fue un “pelón” de la Opsu

 

 

 

La decana de la UDO en la entidad, María Teresa Lattuca, aseguró que el malentendido se origina por lo que presume es una falla de Opsu.

Explicó que a dicho ente se le asigna cierta cantidad de cupos, que posteriormente ellos entregan a los bachilleres más destacados, de acuerdo al proceso de postulación correspondiente. Luego se encargan de pasar un listado a la universidad con los nombres de los jóvenes para que estos procedan a inscribirse.

“Aquí tenemos la lista que enviaron y la lista de inscritos. Quien revise notará que no hay ni un inscrito que no corresponda. Aunado a eso, los cupos que están reclamando tienen fecha de asignación posterior al cierre de nuestro proceso de inscripción, por lo que no hay nada que hacer”, precisó.

Lattuca resaltó que están abiertos a cualquier proceso de auditoría, pues están convencidos de que la razón los asiste. “También tuvimos el caso de un bachiller que llegó con una asignación del 3 de noviembre y en esa fecha ya teníamos tres semanas de haber iniciado las clases”, contó.

La directiva añadió que se les hace imposible ubicar más jóvenes en la matrícula, ya que habilitan una cantidad específica por semestre, que va acorde a la carencia de pupitres, el mal estado de las instalaciones y la falta de recursos con que se manejan.

Dijo que han estado trabajando en colaboración con la Defensoría del Pueblo en este caso para aclarar lo sucedido. También comentó que sugirieron a algunos bachilleres apelar al proceso de selección de la universidad, pero su hipotético ingreso sería para el próximo semestre.