“Mi mayor Bendición, después de ser hijo de Dios, es ser venezolano” (VIDEO)


No hay venezolano o extranjero que camine por la plataforma gubernamental sur, en Quito, sin probar las catalinas o la chicha de Raúl Cuauro @Tortasraulito un exempleado de la industria petrolera que emigró a Ecuador en el año 2017 para ofrecerle una mejor vida a su madre. En #Soyvenezolano @nandasalas nos cuenta cómo el señor Raúl se ha convertido en el Embajador de los dulces criollos venezolanos.

Decidí emigrar por la falta de oportunidades allá (Venezuela)”, dice.

Es su madre el motor que lo impulsa, y el amor que lo motiva a seguir adelante, pese a las adversidades.

Yo soy hijo único, siempre he estado con mi mama. Mi mamá en Venezuela trabajaba como doméstica, y fue padre y madre para mí”.

Al llegar a Ecuador, Raúl no tuvo buena suerte con el empleo, pero eso no le impidió salir adelante.

Pensé, si a nosotros los venezolanos nos gusta tanto la arepa, nos gusta tanto una empanadita, que más nos puede estar haciendo falta aquí tan lejos? Y pensé en la dulcería criolla venezolana, a través de las recetas de mi abuela”, cuenta.

Y así nació “tortas Raulito“, un emprendimiento que le permite ganarse la vida dando a conocer los más deliciosos dulces criollos de Venezuela, una pasión que comparte con el cuidado de su madre quien desde el año 2018 está diagnosticada con Alzheimer.

Aquí recibo a mis paisanos con alegría, con música venezolana, un pedacito de nuestra tierra aquí. Y en cada dulce, cada Catalina es una esperanza y un mensaje: no están solos”.

Un pedacito de su tierra que ha logrado recuperar en la mitad del mundo.

Video