¿Vivirías en un crucero por tres años? La nueva propuesta turística que causa furor

Foto: Ivan PISARENKO / AFP.

 

Vivir tres años en la cabina de un crucero y olvidarse de facturas y gastos en alimentación y transporte es la propuesta de una nueva marca en este sector del turismo que en solo 24 horas ha logrado más de 1.000 solicitudes de reserva para el viaje que comenzará el 1 de noviembre en Estambul.

Según informó el medio Seatrade Cruise News, ligado al congreso Seatrade Cruise Global, inaugurado este lunes en Fort Lauderdale (Florida), Life at Sea, una nueva marca del grupo Miray, espera que los pasajes para el crucero Gemini, con 400 cabinas y capacidad para 1.074 pasajeros, estén agotados por completo en menos de 60 días.





“Las reservas han tenido un comienzo espectacular, con más de 1.300 solicitudes en las primeras 24 horas”, dijo Mikael Petterson, director gerente de la nueva compañía.

Por menos de 85 dólares por día, incluidos todos los alimentos, bebidas y alojamiento, los pasajeros del Gemini viajarán 130.000 millas náuticas, equivalentes a 240.000 kilómetros, en una travesía que incluye 135 países y siete continentes, con escalas en 375 puertos y acceso a 13 lugares declarados maravillas del mundo.

Barcelona, Miami, Río de Janeiro, la Antártida y Seúl son algunos de los lugares que visitará.

El buque actualmente está en Iskenderum, en Turquía, donde sirve provisionalmente de albergue para refugiados del potente terremoto que azotó en febrero partes de Turquía y Siria.

Está previsto que comience a operar cruceros cortos por las islas griegas en estos meses y en noviembre esté listo para el crucero de larga duración.

Según Petterson, la compañía descubrió “un vacío en el mercado mundial de cruceros a largo plazo” y decidió llenarlo con “el barco del tamaño correcto y la experiencia para hacerlo posible”.

El directivo subrayó que están apuntando a personas prejubiladas o jubiladas de 50 a 70 años, pero es un producto apto para “cualquiera que desee viajar por el mundo a su propio ritmo”.

Los precios comienzan en 29.999 dólares por año y las opciones de pago desde 2.499 dólares por mes, todo incluido.

Esos precios son para los camarotes más pequeños e interiores, aunque en lugar de ventana tienen pantallas donde se ve el mar en vivo, con una superficie de 130 pies cuadrados (casi 13 metros cuadrados).

En los camarotes con vista al mar y suites con balcón de 260 pies cuadrados (24,1 metros cuadrados) suben a 6.699 dólares por mes.

A los pasajeros se les prometen comidas, entretenimiento y actividades recreativas, pero también “conectividad” y las comodidades y la funcionalidad para poder trabajar a bordo.

El barco incluirá un hospital de guardia las 24 horas con visitas médicas gratuitas, clases de aprendizaje y enriquecimiento, y la oportunidad de tener un impacto positivo a través de iniciativas voluntarias y filantrópicas.

Según Life at Sea, los pasajeros pueden obtener beneficios fiscales adicionales si trabajan como residentes internacionales a bordo del barco.

Petterson dijo que numerosas personas han expresado interés en hacer solo un año del viaje, pero por ahora solo se ofrece la duración de tres años, e informó de que existe una sala de chat de emparejamiento para que personas que piensan viajar solas puedan compartir camarotes.

EFE