Padre de la niña Michelle Pernía pidió que su muerte no quede impune

Jonathan Pernía, padre de la niña Michelle Sarai Pernía. | Foto: La Opinión

 

Ocho días de la muerte de la niña Michelle Sarai Pernía de 5 años, cuando la guardia nacional impidió el paso de la ambulancia en la que la infante era movilizada con un sistema de oxígeno a través de la frontera de Boca de Grita, las autoridades del chavismo no han contactado a los familiares de la víctima como testigos del hecho violatorio a los derechos humanos.

Por La Opinión

En una rueda de medios, el padre de la infante tachirense, Jonathan Pernía denunció que hasta el momento se desconoce el avance de las averiguaciones en torno al caso que, según Freddy Bernal, gobernador chavista del Táchira, desarrollarían, pero que hasta la presente fecha las autoridades de la región venezolana ni siquiera se le acercaron a la familia para ofrecer una ayuda para los gastos funerarios que sobrepasaron el 1 millón de pesos.

El progenitor de la pequeña pidió al gobernador del Táchira que le permita la oportunidad de hablar con él y exigió al Fiscal del chavismo, Tarek William Saab, para que inicie el proceso de averiguaciones, “le pido el favor, ¿qué pasó con las investigaciones de mi niña, en qué están las averiguaciones, cuál es la notificación, dónde están los testigos?, los testigos somos nosotros”.

“Ya basta de tanta injusticia con nosotros los pobres, eso es una humillación”, manifestó, pues indicó que lo que ocurrió con su hija se ha venido repitiendo con otras personas, en vista que los uniformados de verde oliva se le atraviesan en el paso a los vehículos que transportan pacientes.

Para leer la nota completa ingrese AQUÍ