Las finanzas de la Generación Z ya se están hundiendo y ni siquiera estamos en una recesión mundial todavía

Antonio Guillem/Getty.

 

Los jóvenes estadounidenses siguen gastando a medida que aumenta la temporada de compras navideñas, pero se les acaba el dinero . Con una posible recesión que se avecina el próximo año, podría decirse que no podría llegar en peor momento.

Por Insider 

Traducción libre de La Patilla 

Después de caer en los últimos años a medida que los prestatarios pagaban sus saldos, la deuda de las tarjetas de crédito de EE. UU. aumentó $ 38 mil millones entre julio y septiembre de este año, según la Reserva Federal de Nueva York. El aumento interanual del 15% fue el mayor en más de 20 años.

Por ahora, la deuda de las tarjetas de crédito se mantiene por debajo de los niveles previos a la pandemia y, hasta cierto punto, se esperaba un repunte a medida que los consumidores salían del confinamiento y se enfrentaban a precios más altos.

Sin embargo, la “prueba real”, según escribieron los investigadores de la Fed de Nueva York en una publicación de blog en noviembre, es “si estos prestatarios podrán continuar haciendo los pagos en sus tarjetas de crédito”. Las señales apuntan a que la Generación Z, en particular, está comenzando a sentir la presión.

Si bien la morosidad general permanece por debajo de los niveles previos a la pandemia, el porcentaje de pagos de tarjetas de crédito con 90 días o más de morosidad aumentó al 3,7 % en el tercer trimestre, frente al 3,2 % del año anterior.

Si bien todos los grupos de edad vieron aumentos en los pagos atrasados, el mayor aumento provino de personas de 18 a 29 años, cuya tasa de morosidad de más de 90 días aumentó a más del 6 %, aunque aún por debajo de la tasa de aproximadamente el 9 % antes de que se estableciera la pandemia.

No es solo la deuda de la tarjeta de crédito lo que los jóvenes prestatarios tienen dificultades para pagar. El aumento de los saldos de los préstamos para automóviles también coincidió con un aumento en la tasa de morosidad de los automóviles.

“¿Es esto simplemente una reversión a los niveles anteriores”, escribieron los investigadores sobre el aumento general en los pagos atrasados, “con el final de las indulgencias y el agotamiento de los ahorros de estímulo, o es una señal de problemas por venir?”

La generación Z podría quedarse sin dinero y endeudarse más en el peor momento a medida que se avecina una recesión
El gasto de los consumidores estadounidenses aumentó en septiembre por encima de las expectativas, y muchas corporaciones reportaron sólidos resultados en las últimas semanas. Pero incluso las empresas con buen desempeño dieron la voz de alarma sobre el peso de la inflación sobre sus clientes.

Durante el punto álgido de la pandemia, los hogares acumularon aproximadamente $2,5 billones en ” ahorros en exceso “, la cantidad por encima de lo que se habría ahorrado si no hubiera habido una pandemia, a medida que los cheques de estímulo llegaron y los cierres les dieron a los estadounidenses menos oportunidades de gastar su dinero. En consecuencia, la tasa de ahorro personal subió a su nivel más alto registrado.

Leer más en Insider