La dura declaración de Ingrid Betancourt sobre la presencia de grupos criminales colombianos en Venezuela

La candidata presidencial Íngrid Betancourt (d) habla con los medios de comunicación tras declarar ante la Corte Suprema en una indagación preliminar que involucra a Piedad Córdoba, hoy, en Bogotá (colombia). La Corte Suprema citó a la candidata presidencial Íngrid Betancourt para declarar en la indagación preliminar sobre el caso en que la exsenadora Piedad Córdoba habría retrasado su liberación cuando fue secuestrada y que revive la conocida como “Farcpolítica”. EFE/ Mauricio Duenas Castañeda

 

La excandidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt aseguró que Venezuela, donde este lunes se reiniciará la negociación de paz del Gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), debe garantizar que no ampara grupos criminales en su territorio.

“El Gobierno de Venezuela, como anfitrión de estas negociaciones, debe dar garantías reales de no seguir amparando organizaciones guerrilleras y delictivas colombianas en su territorio, dijo Betancourt, líder del partido Verde Oxígeno, en un comunicado.

Las negociaciones de paz con el ELN, que comenzaron en 2017 en Quito y La Habana, durante el Gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos, fueron suspendidas en 2018 por su sucesor, Iván Duque, y serán retomadas hoy en Caracas por decisión del actual presidente, Gustavo Petro.

Venezuela juega un papel fundamental en el diálogo por un hecho que lo diferencia de los otros dos países garantes -Cuba y Noruega- que es su vecindad con Colombia, lo que ha facilitado la fuerte presencia del ELN en estados fronterizos, donde miembros de la guerrilla han echado raíces en los últimos años.

De los ocho frentes de guerra del ELN, el Nororiental -uno de los más poderosos- opera también en la región venezolana de Zulia (noroeste), y el Oriental, en Apure (suroeste).

FORTALECER LA SEGURIDAD DE LOS COLOMBIANOS

Para Betancourt, que permaneció más de seis años secuestrada por las FARC, la “negociación con el ELN debe fortalecer la seguridad de los colombianos y no la de los alzados en armas”.

En las negociaciones de paz, el ELN estará liderado por Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, -segundo al mando de esa guerrilla- como jefe de delegación, papel que ya cumplió en los diálogos de 2017 y 2018, y el resto de participantes aún no han sido anunciado.

Por el Gobierno de Colombia están confirmados los nombres de Otty Patiño, exguerrillero del M-19, que será el jefe del equipo negociador, y del presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafourie, enconado enemigo de la guerrilla y cercano al uribismo.

Pese a que se han difundido en medios los nombres de al menos otros diez negociadores del Gobierno, oficialmente no hay ninguna confirmación.

“Reconocemos la pertinencia de nombres como los de José Félix Lafaurie, Otty Patiño (…) que equilibran el equipo negociador, en una mesa que no debe estar ideológicamente sesgada”, dijo la excandidata presidencial.

Finalmente, Betancourt pidió al ELN “ordenar inmediatamente la liberación de todos los secuestrados en su poder como un gesto contundente de buena fe y de intención real de paz”.

“Es importante que en esta negociación con el ELN se ponga a las víctimas en el centro de la discusión, pactando una verdadera reparación moral y económica, lo que no ha ocurrido en la implementación del acuerdo con las FARC”, concluyó.

EFE