La Otan anima a seguir dando apoyo a Ucrania el tiempo que sea necesario

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken (izq.), y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, realizan una conferencia de prensa conjunta después de una reunión en la sede de la OTAN en Bruselas este 9 de septiembre. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

 

La OTAN animó este viernes a seguir proporcionando a Ucrania el apoyo para defenderse de la agresión rusa tanto tiempo como sea necesario tras reunirse los embajadores de los países aliados con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en el cuartel general de la organización.

“Mi primer mensaje a los aliados es que acogemos con satisfacción el apoyo sin precedentes, (pero) pedimos aún más apoyo y les instamos a profundizar en los inventarios, en las reservas, para seguir proporcionando los suministros que Ucrania necesita inmediatamente”, declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa junto a Blinken.

Stoltenberg dejó claro que el apoyo de los aliados “está marcando una gran diferencia sobre el terreno” en el campo de batalla y que la guerra está entrando en una “fase crítica” al haber logrado las fuerzas ucranianas “detener” la ofensiva rusa en la región del Donbás y “contraatacar tras las líneas rusas y recuperar territorio”.

Pero pese a los avances ucranianos en la contienda, el secretario general aliado llamó a evitar equívocos: “Esto puede durar mucho tiempo y al menos tenemos que estar preparados para el largo plazo y estar dispuestos a prestar apoyo a Ucrania durante el tiempo que sea necesario”, dijo.

“Las guerras son por naturaleza impredecibles y sabemos que Rusia tiene muchas capacidades militares y que tienen voluntad de usarlas para atacar naciones soberanas democráticas independientes”, agregó.

Por su parte, Blinken afirmó que “no hay indicaciones” de que Rusia quiera seguir la vía diplomática para poner fin a la guerra que ha iniciado en Ucrania, pero aseguró que ese país debe estar “en la posición más fuerte posible” cuando llegue ese momento.

“(El presidente ucraniano, Volodímir) Zelenski ha dicho, con razón, que la diplomacia es la única manera definitiva de poner fin a la guerra de agresión de Rusia. En este momento, no vemos indicaciones de que Rusia esté preparada para perseguir seriamente esa diplomacia”, indicó Blinken.

En cambio, aseguró que cuando llegue ese momento, si llega, “Ucrania tiene que estar en la posición más fuerte posible”.

“Nuestra unidad, aquí en la OTAN, a través de nuestras alianzas y asociaciones en las Naciones Unidas y otras instituciones internacionales, es esencial para avanzar en nuestros objetivos, apoyar la capacidad de Ucrania de defenderse a sí misma”, comentó, para que ese país “esté en la posición más fuerte cuando las condiciones estén maduras para las negociaciones”.

Blinken se reunió con los embajadores de la OTAN en una sesión del Consejo del Atlántico Norte y les informó de su viaje a Ucrania, además de hablar con ellos de los planes a largo plazo de la Alianza para disuadir la agresión rusa.

Antes de llegar a Bruselas, el jueves visitó por sorpresa Kiev, donde comunicó a Zelenski un nuevo paquete de ayuda por valor de 675 millones para armas, municiones y equipos de defensa, y la notificación al Congreso estadounidense de la intención de poner a disposición otros 2.200 millones de dólares en inversiones a largo plazo para reforzar la seguridad de Ucrania y sus vecinos.

Stoltenberg recordó que el uso de las reservas aliadas de armas y municiones en Ucrania “ayuda realmente a aumentar nuestra propia seguridad y a reducir el riesgo de cualquier acción agresiva de Rusia contra los países aliados”, teniendo en cuenta además que “más del 80% de las fuerzas terrestres rusas están ahora dedicadas a la guerra en Ucrania”.

PRESIÓN ENERGÉTICA

Pese a los esfuerzos de los aliados por arropar a Ucrania frente a Rusia, Stoltenberg advirtió de que, en los próximos meses, su unidad y determinación serán “puestas a prueba con presión sobre los suministros energéticos y el alto coste de la vida causado por la guerra”.

“Pero el precio que pagamos se mide en dinero, mientras que el precio que pagan los ucranianos se mide en vidas, en vidas perdidas cada día”, comentó, y agregó que “todos nosotros pagaríamos un precio mucho más alto si Rusia y otros regímenes autoritarios ven que su agresión se ve recompensada”.

Blinken añadió que Estados Unidos no va a dejar “a nuestros amigos europeos en el frío” y consideró que la situación puede suponer una oportunidad para “dar un giro decisivo”.

“Por fin, de una vez por todas, dejar de depender de la energía rusa, que (el presidente ruso, Vladímir) Putin no dejará de intentar utilizar como arma en detrimento de Europa, y hacer la transición a las fuentes renovables necesaria también para combatir la crisis climática”, expuso. EFE