Obstáculos impiden reapertura gradual de la frontera marítima entre Venezuela y las islas del Caribe Neerlandés

Curazao ahora alberga a unos 16,000 venezolanos indocumentados, aproximadamente el 10% de la población. Fotografía: Bram Ebus

 

Aunque las partes han sostenido conversaciones para superar sus diferencias, las tensiones políticas, los diversos enfoques de los actores involucrados y los temas de seguridad complican la posibilidad de llegar a acuerdos

Por Crónicas del Caribe

Las relaciones diplomáticas con las islas del Caribe Neerlandés atraviesan una crisis desde febrero de 2019, luego de que Países Bajos y Curazao decidieron facilitar un puesto de distribución de ayuda humanitaria en Willemstad, en apoyo a una iniciativa de Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por Estados Unidos y las principales potencias occidentanles.

El régimen de Nicolás Maduro resolvió cerrar las fronteras, medida que aún se mantiene vigente casi tres años después. La decisión tenía un antecedente que se registró en enero de 2018, cuando Caracas aplicó la misma fórmula argumentando que buscaba luchar contra el contrabando.

Sin embargo, Venezuela no firmó un acuerdo de compromiso para detener ese flagelo en una reunión sostenida el 12 de enero en Aruba, según la BBC.

Para leer la nota completa, aquí