Familiares de las víctimas del naufragio de Güiria siguen exigiendo justicia

Foto referencial

 

 

 

 

Familiares y amigos de las víctimas desaparecidas en los naufragios de las embarcaciones “Ana María” y “Amiya”, ocurridos en 2019 y 2021, respectivamente, se congregaron en las afueras del Ministerio Público (MP) de Güiria, capital del municipio Valdez del estado Sucre, con el propósito de exigir justicia para estás desapariciones a través de un llamado “pancartazo”.

Por Víctor Federico González / Corresponsalía lapatilla.com

Este domingo, 23 de enero, se cumplen 30 días de la desaparición de la tripulación y pasajeros de “Amiyah”. Se presume que zarpó desde Puerto Príncipe en Trinidad y Tobago hasta las costas de Güiria. Aún se desconoce del paradero de los ocho venezolanos y de los dos trinitarios quienes serían los responsables de dirigir la nave, esto mientras el gobernador de Sucre, Gilberto Pinto, aseveró el pasado diciembre que incurrieron en una navegación “ilegal” porque no contaban con la autorización de las autoridades y que permanecían en “demora”.

De acuerdo con los afectados, la hipótesis que cobra mayor sentido sobre el caso de sus familiares es la de un secuestro por parte de los conocidos “piratas del mar”, luego de la ausencia de pruebas que respalden la idea de un naufragio. Entiéndase como evidencia los restos de los cuerpos, objetos personales o restos de los botes.

En este sentido, responsabilizan al Estado de ignorar sus solicitudes y darle celeridad y continuidad a la búsqueda de las personas que abordaban los barcos.

En un audiovisual divulgado en redes sociales, rechazan la respuesta del fiscal por considerar que “no nos está dando respuesta de ninguno de los cuatro casos que tenemos aquí, porque ya no es una embarcación ni son dos, son cuatro”.

Cabe destacar que la entidad oriental figura entre los estados venezolanos que más naufragios ha registrado en los últimos años, casos que hasta el sol de hoy no obtienen respuestas contundentes por parte de las autoridades gubernamentales.