La reapertura del turismo en Margarita pone a temblar al personal de salud

La reacción negativa de los gremios de la salud ante la flexibilización de la pandemia para la reapertura del turismo hacia las islas de Margarita y Coche, hubiera sido otra si los centros asistenciales de Nueva Esparta se encontraran en condiciones para enfrentar y combatir el Covid-19.

Por Dexcy Guédez/La Patilla

Así se desprende de las consideraciones hechas al respecto por Joel Graterol, presidente del Colegio de Profesionales en Enfermería de la entidad neoespartana, quien lamentó el grado de deterioro en que se encuentran los centros asistenciales de la región, especialmente los que sirven de centinela para atender a los pacientes contagiados.

Joel Graterol, presidente del Colegio de Profesionales en Enfermería de Nueva Esparta

El presidente del gremio de la enfermería exigió que se respete el derecho al trabajo decente, a la atención médica y a la integridad de los trabajadores de la salud en esta entidad.

Graterol enfatizó que ven con suma preocupación que se acerca la época decembrina y con esta la llegada de turistas, lo que incluye a los vuelos charters desde Rusia y de todo el territorio nacional. Pero el personal de enfermería y de otras áreas sanitarias, siguen desasistidos: persisten los problemas de insumos y demás equipos para poder contrarrestar y combatir los efectos de la pandemia.

“Si bien es cierto que el personal de la salud está vacunado, no es suficiente, porque tiene que ser una medida sostenida e integral”, alertó el dirigente gremial.

Carencias en el hospital central

Graterol resaltó que también les preocupa las deficiencias del hospital central Luis Ortega, principal centro centinela de Margarita, que está totalmente colapsado por los casos de Covid-19, mientras las autoridades sanitarias miran hacia otro lado para no atender la falta de equipamiento. “Nos preocupa que los equipos de radiodiagnóstico como el de resonancia magnética no está funcionando y el de Rayos X funciona de forma intermitente”.

Igualmente aseveró que es angustiante cuando un trabajador de la salud se enferma y está en el cuidado de pacientes con coronavirus, pues no tiene las condiciones económicas para cubrir el tratamiento y no tiene otra opción que acudir a la ayuda humanitaria, lo que retrasa el proceso de recuperación y pone en riesgo su vida.

“Además de no tener las posibilidades de cubrir sus tratamientos, está el sufrimiento de sus familiares que ven con impotencia no poder cooperar para su recuperación, pero que además sufren el riesgo de contagiarse”, expresó.

Ante esas circunstancias, el gremialista emplazó a las autoridades sanitarias para que como patronos, garanticen de forma oportuna y continua los equipos de protección, además de los medicamentos esenciales para que los profesionales de la salud que se contagien con Covid-19, puedan cubrir el tratamiento integral.

El presidente del gremio de la enfermería lamentó que recientemente se gastaran tantos recursos en campañas electorales, pero no dieron ningún tipo de prioridad a los hospitales y ambulatorios de Margarita y Coche, ni al equipamiento para el personal que está garantizando la vida a la colectividad neoespartana.

“Con toda y esa indiferencia, estamos aquí enfrentando la pandemia a pesar de las deficiencias. No somos héroes, sino personal esencial y fundamental para garantizar las condiciones de vida de la comunidad insular”, apuntó Graterol.

Personal de desecho

Carmen Aguilera, en representación del personal jubilado de enfermería, lamentó que el régimen de Nicolás Maduro los trate como si fueran material de desecho. Resaltó que ante la emigración de muchos profesionales de esa rama, el esfuerzo se hace mayor para los que deciden quedarse en Nueva Esparta.

“Como jubilados merecemos ser tratados con dignidad y contar con todas las condiciones fundamentales para poder pasar de la mejor manera posible los años dorados de nuestras vidas”, expresó Aguilera. Abogó por mejores condiciones laborales y salariales para el personal activo, y que estos puedan desarrollarse plenamente con calidad de vida.

Exigió el equipamiento de toda la red hospitalaria y ambulatoria, así como la protección al personal de salud en la atención den primera, segunda y tercera línea a los pacientes con Covid-19.

Los dirigentes del personal activo y jubilado de ese gremio, coincidieron en que no cuentan con estadísticas oficiales sobre contagio y muertes del personal sanitario en las islas de Margarita y Coche, ya que las mismas han sido centralizadas por la Autoridad Única de Salud en Nueva Esparta, cifras que por cierto no consideran confiables.