El Hospital Psiquiátrico de Bárbula en Carabobo a un paso del colapso

El Hospital Psiquiátrico de Bárbula en Carabobo a un paso del colapso

 

 

 

Paredes deterioradas, filtraciones, baños inoperativos, tuberías secas, pasillos oscuros, falta de insumos y alimentación precaria, es la escena que observan cada día los pacientes recluidos en el Hospital Psiquiátrico “Dr. José Ortega Durán“, ubicado en el municipio Naguanagua, del estado Carabobo.

Corresponsalía La Patilla

El presidente del Colegio de Enfermería en la entidad, Julio García, aseguró que el centro de salud no está apto para atender a los pacientes psiquiátricos.

Manifestó que en el lugar no disponen de equipos básicos necesarios, como esfigmomanómetros, dispositivos de contención, y materiales para realizar la limpieza de arrastre en el nosocomio.

El lugar luce de un aspecto tenebroso y cruel no apto para el cuidado de seres humanos (…) La atención del paciente con diagnóstico psiquiátrico es de alta especialidad y complejidad, y es fundamental como parte de la salud mental colectiva e individual“, expresó.

A esto se le suma el déficit de profesionales de la enfermería. García precisó que hace cinco años había una nómina de unos 150 enfermeros, pero actualmente la cifra se redujo a 45 profesionales de enfermería.

Sin embargo, no solo han renunciado enfermeras, sino que camilleros, camareras, y personal de seguridad también han optado por dejar sus puestos de trabajo por las deficientes condiciones laborales, así lo indicó el vicepresidente del área metropolitana del Sindicato de Trabajadores de la Salud en Carabobo, Julio Alejos.

Denunció que el personal que labora en el Hospital Psiquiátrico de Bárbula, como también se le conoce, no es dotado con suficientes insumos de bioseguridad. En algunos casos, las camareras no pueden cumplir con su labor porque no tienen guantes.

Agregó que desde hace tres meses no cuentan con transporte, debido a que el autobús está accidentado. Esta situación expone a los trabajadores a ser víctimas del hampa cuando regresan a sus hogares. Afirmó que han consignado reclamos ante el Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud) – organismo dependiente de la Gobernación de Carabobo -, pero la respuesta ha sido el silencio.

Capacidad reducida

Julio Alejos, vicepresidente del área metropolitana del Sindicato de Trabajadores de la Salud en Carabobo

 

 

 

Alejos informó que ante la falta de personal, se unificaron los servicios de mujeres y hombres. En la planta baja están los pacientes masculinos, y en el primer piso, las femeninas. “Está el servicio de mujeres, de hombres y la emergencia, pero por falta de recursos se tuvieron que fusionar los dos servicios y está laborando uno solo por la escasez de personal tanto de enfermería, camilleros y los mismos aseadores”, explicó.

Puntualizó que el Hospital Psiquiátrico “Dr. José Ortega Durán” hay 23 pacientes recluidos en el hospital, pese a que tiene una capacidad para atender a unas 100 personas. Alejos señaló que el área de emergencia fue reactivada, pero solo pueden recibir máximo a dos pacientes.

La emergencia no estaba funcionando, mandaron a activarla por la demanda de las personas. Solo pueden estar hospitalizados en el área de emergencia dos pacientes nada más, porque no contamos con recursos masculinos en la parte de enfermería y es muy escaso el femenino“, sostuvo. El presidente del Colegio de Enfermería apuntó que esta área debería contar con aproximadamente 40 enfermeros.

Faltan medicinas y alimentos

El Hospital Psiquiátrico de Bárbula en Carabobo a un paso del colapso

 

 

El representante del Sindicato de Trabajadores de la Salud en Carabobo denunció que al centro de salud no están llegando todos los fármacos que necesitan los pacientes psiquiátricos.

Les están despachando Ridal y Carbamazepina que ha estado llegando, ya que son medicamentos sumamente costosos. La Zyprexa muy poco ha llegado y, más o menos, se está trabajando con los medicamentos básicos para ellos“, dijo.

La directora de Derechos Humanos de Médicos Unidos en Venezuela, capítulo Carabobo, Mariana Rojas, repudió que los familiares deban llevar los medicamentos requeridos para poder atender las crisis de los pacientes, atender su estado de salud o, por lo menos, para que permanezcan estables.

La falta de alimentación balanceada es otro problema que enfrentan los pacientes. Según lo señalado por Alejos, el menú no varía: arroz, granos y, con suerte, una sardina.

Ante esto, la doctora Rojas lamentó que no existe la figura de un especialista en el área nutricional para crear un plan de alimentación de acuerdo a las necesidades de cada paciente. Afirmó que la cantidad de alimentos recibidos por los pacientes es deficitaria y su calidad no alcanza los estándares mínimos de requerimientos biológicos.

Los alimentos son servidos de forma inadecuada en recipientes que no pueden permitir la salubridad de la distribución de los pocos alimentos que reciben“, denunció.

La directora de Derechos Humanos de Médicos Unidos en Carabobo afirmó que el Estado viola el derecho a la salud al no garantizarle una atención digna a los pacientes recluidos en el centro psiquiátrico.

Cierre técnico

Julio García, presidente del Colegio de Enfermería en Carabobo

 

 

 

El diputado electo en 2015 a la legítima Asamblea Nacional, Armando López, señaló que cuando fue creado el Hospital Psiquiátrico “Dr. José Ortega Durán” en 1951, las instalaciones fueron referencia en Latinoamérica para la atención de pacientes con alguna patología mental, pero ahora solo queda el recuerdo.

A juicio de López, el Hospital Psiquiátrico de Bárbula, como también se le conoce, está prácticamente en un cierre técnico, debido al déficit de personal de enfermería, médicos, camareras y camilleros superior a 75%.

El mismo personal médico y enfermeras que laboran en el Hospital Psiquiátrico de Bárbula no saben hasta cuándo podrían garantizar la atención a los pacientes, debido a que cada día se les hace más difícil no solamente por las medicinas y la atención que merecen estos pacientes, sino por las mismas medidas de bioseguridad en plena pandemia y sin las condiciones óptimas para trabajar“, dijo.

Reprochó que los enfermeros y familiares de algunos pacientes tengan que hacer recolectas para conseguir los insumos y medicamentos que requieren los pacientes.

El Hospital Psiquiátrico de Bárbula es el vivo reflejo de cómo se encuentra todo el sistema de salud en el país, el cual está completamente en abandono por la desidia de los entes gubernamentales que deberían prestarle mayor atención a este tipo de enfermos“, afirmó.