Petroleras internacionales ya no ven con interés los proyectos petroleros de Venezuela

FOTO DE ARCHIVO-Un trabajador camina por el mejorador Petrosanfelix, antiguo Petrozuata, en la faja del Orinoco. Foto Reuters

 

Dos actores internacionales de petróleo y gas en Venezuela, TotalEnergies y Equinor, recientemente vendieron sus respectivas participaciones de 30,32% y 9,67% en el proyecto más grande, Petrocedeño, a la empresa estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA).

lapatilla.com

Según GlobalData, esto significa que debido a los altos riesgos y el deterioro inestable de la economía en el país, los actores internacionales ya no ven ventajas en los proyectos venezolanos. Global Data señala que con menos inversiones del sector privado, Venezuela no podrá sostener su industria de petróleo y gas por mucho tiempo, ya que sus propios recursos en efectivo son extremadamente limitados.

Svetlana Doh, analista de Upstream Oil & Gas de GlobalData, comenta: “Petrocedeño es un proyecto crítico en la cartera de Venezuela y el mejorador más grande del país con capacidad para procesar más de 200.000 barriles de crudo pesado por día (bd). En los últimos años, Venezuela enfrentó una grave escasez de combustible y este año, en un intento desesperado por resolver este problema, se planea rediseñar el mejorador Petrocedeno para producir nafta como materia prima para las refinerías. Básicamente, esto significa que las refinerías del país tienen una necesidad tan desesperada de renovación o incluso de un simple mantenimiento, que ahora los mejoradores tienen que realizar un paso de refinación por ellas “.

La mayoría de las refinerías construidas en Venezuela fueron diseñadas para procesar crudos medianos a livianos, que se encuentran en muy pocas existencias en el país y también se utilizan como diluyente para producir grados exportables.

Doh continúa: “La conversión de los mejoradores podría ser muy desafiante, ya que requeriría equipo nuevo, mientras que PDVSA, con problemas de liquidez, apenas puede encontrar los fondos para realizar un mantenimiento elemental de sus refinerías. La continua caída de la producción de crudo en Venezuela, que es un pilar fundamental de la economía del país, combinada con las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos, la pandemia del COVID-19, la corrupción en el gobierno y la falta de inversión llevaron al país al colapso. La producción anual de petróleo en Venezuela disminuyó de un estimado de 2,03 millones de barriles por día (mmbd) en 2017 a un sorprendentemente bajo 0,48 mmbd en 2020 “.

A pesar de que TotalEnergies y Equinor afirmaron que su decisión de desinvertir su interés fue dar prioridad a los activos de alto rendimiento en sus carteras, la decisión de ambas empresas de seguir su estrategia baja en carbono. La transformación de Petrocedeño es técnicamente una conversión riesgosa del mejorador y pudo haber sido el detonante para reducir significativamente su presencia en el país. También existe una estrategia clara para estas dos empresas para reducir su exposición a activos con altas emisiones de carbono, y el crudo pesado es un proceso upstream muy intensivo en energía; esto, combinado con el riesgo general sobre Venezuela, hace que la decisión de salida sea una decisión consistente.

Doh continúa: “Actualmente, los principales socios e inversionistas internacionales de PDVSA son las empresas chinas y rusas, que han invertido más en el sector de petróleo y gas venezolano durante los últimos años”.