Muertes por Covid-19 redujeron considerablemente la esperanza de vida en Estados Unidos en 2020

Photo by  The New York Times

 

La pandemia de coronavirus fue en gran parte responsable de reducir año y medio la esperanza de vida de los estadounidenses en 2020, la caída más pronunciada en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, según estadísticas federales publicadas el miércoles.

Por Julie Bosman, Sophie Kasakove y Daniel Victor / The New York Times

Se esperaría que un niño estadounidense nacido hoy, si hipotéticamente viviera toda su vida en las condiciones de 2020, viviera 77,3 años, frente a los 78,8 de 2019. Es la esperanza de vida más baja desde 2003, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, la agencia que dio a conocer las cifras y una parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El año difícil también profundizó las disparidades raciales y étnicas en la esperanza de vida, y los estadounidenses negros e hispanos perdieron casi dos años más que los estadounidenses blancos. La esperanza de vida de los hispanoamericanos se redujo a 78,8 desde 81,8, mientras que las cifras de afroamericanos descendieron a 71,8 desde 74,7. Los estadounidenses blancos no hispanos vieron caer su esperanza de vida a 77,6 desde 78,8.

Las estadísticas cuantificaron aún más el asombroso número de víctimas de la pandemia, que ha matado a más de 600.000 estadounidenses ya que, en ocasiones, ha llevado al sistema de salud a sus límites.

La medición de la esperanza de vida no pretende predecir con precisión la esperanza de vida real; más bien, es una medida de salud de una población, que revela la angustia o el progreso de toda la sociedad. La gran magnitud de la caída en 2020 ha dejado a los investigadores tambaleándose mientras borraba décadas de progreso.

En las últimas décadas, la esperanza de vida había aumentado constantemente en los Estados Unidos hasta 2014, cuando se apoderó de una epidemia de opioides y provocó el tipo de declive que rara vez se ve en los países desarrollados. El descenso se había estabilizado en 2018 y 2019.

Para continuar leyendo, haga clic en el siguiente link.