Una amistad por correspondencia que inició hace 50 años con una carta encontrada en una botella junto al mar

Robbinroger Beever y Saija Kuparinen en una de las veces que se reunieron tras años de enviarse correspondencia. Foto: CNN Travel

 

Robbinroger Beever tenía 15 años y caminaba a casa por una playa en Liberia, África Occidental cuando encontró una botella de whisky con un mensaje en su interior.

Por infobae.com

Era el año 1967. La familia de Beever vivía cerca de Monrovia, donde su padre diplomático trabajaba en la Embajada de Estados Unidos.

La carta, fechada 1965 decía: “Tiré esta botella de un barco de la marina mercante que pasaba sobre el Ecuador cerca de África central. Mi nombre es Gösta Mårtensson, soy de la marina mercante sueca”.

En su interior había una dirección de remitente de Gotemburgo, Suecia.

Beever respondió con entusiasmo, presentándose a sí mismo: un adolescente estadounidense, uno de los dos hijos de un padre británico-estadounidense y una madre austro-húngara-dálmata de Trieste, Italia. Le contó a Mårtensson la historia de cómo había tropezado con la botella.

Mårtensson estaba encantado de que su carta hubiera llegado a un destinatario, pero tenía poco más de 20 años.

“No soy el amigo por correspondencia ideal para un chico de 15 años”, pensó. Así que decidió presentar al joven escritor de cartas a la hermana de su esposa, Saija Kuparinen.

Kuparinen, tenía entonces 14 años y vivía en Finlandia. No tenía idea de que su cuñado había arrojado una botella desde un barco cerca del ecuador, pero al escuchar la historia estaba ansiosa por escribirle al niño en Liberia.

Kuparinen no se sentía segura al escribir en inglés, por lo que escribió un mensaje en alemán sobre su escuela, amigos, familia y la vida en Finlandia.

Esperaba obtener una respuesta, pero su carta viajando por el mundo se sentía como una posibilidad remota.

Pero no fue así. Beever recibió su carta y estaba encantado. Le encantaba la idea de comunicarse con una chica en Finlandia.

Garabateó una respuesta y se estableció una conexión.

Cinco décadas después, la pareja sigue en contacto, no solo amigos por correspondencia, sino también amigos cercanos que se han visto crecer desde lejos.

De adolescente Beever pasó tiempo en Vietnam .Foto: CNN Travel

 

Hoy, Kuparinen vive con su familia en Finlandia, mientras que Beever, que ha pasado un tiempo en países de todo el mundo, ahora vive con su esposa e hijos en Alemania.

“Nuestra amistad nunca se detuvo, incluso cuando tuve mi vida con mi hija y mi esposo”, le dice Kuparinen a CNN Travel.

“Hemos estado manteniendo correspondencia durante casi 55 años, desde adolescentes risueños hasta adultos mayores responsables”, dice Beever. “Me sentí muy, muy conectado con ella”.

Su amistad perduró por décadas, pero tuvo más de una dificultad para mantenerse, en especial por la vida nómada de Beever, cuya familia se movía constantemente de país a causa del trabajo como diplomático de su padre.

Estados Unidos, Vietnam, Taiwán, Alemania, fueron algunos de los lugares donde se mudó, siempre tratando de mantener correspondencia con su amiga, quien jamás dejó de escribirle y tratar de hacerle llegar sus mensajes sin importar en qué lugar del mundo se encontrara.

Entre estas reflexiones más serias que compartían sobre su vida, a Beever y Kuparinen también los unía su amor por la música rock.Ambos eran fanáticos de The Rolling Stones y The Mamas & the Papas.

Con los años empezaron a hablarse también por teléfono, uno de ellos tocaba un disco a través del receptor y bailaban juntos, separados por océanos y miles de millas.

Una foto de Robbinroger Beever durante la década del 80. Foto: CNN Travel

 

Cuando los dos se graduaron y empezaron a hacer sus vidas adultas hacerse llegar las cartas cada vez era más difícil y muchas no llegaron a su destino. Pero perseveraban hasta encontrar la dirección correcta, para ambos escribirse se había convertido en una parte importante de sus vidas.

Beever continuó viajando extensamente hasta la edad adulta, trabajando en Taiwán durante un tiempo, antes de aceptar un trabajo en Arabia Saudita.

Todavía tiene una postal que envió desde Riad que se devolvió al remitente.

“¿Cómo está tu familia?” escribió en el despacho nunca recibido. “¿Están Gösta y su familia todavía en Suecia?”

Gösta Mårtensson, el marino mercante que había iniciado esta amistad de redacción de cartas, estaba encantado de que su cuñada y el buscador de su mensaje en una botella se hubiera mantenido en contacto.

“Estaba muy feliz e interesado”, dice Kuparinen.

Cuando Beever conoció a gente nueva y les contó sobre su amistad con Kuparinen, se refirió a ella como una de sus mejores amigas.

Considera que la distancia física entre ellos ayudó a la cercanía emocional.

“Me dio tiempo para reflexionar cuando escribía”, dice.

Saija Kuparinen tenía 14 años cuando empezó a escribirse con su amigo por correspondencia. Foto: CNN Travel

 

La era de internet agregó una nueva forma de contacto, intercalando correo postal con correo electrínico donde además podían mandar enlaces a su música favortia y fotos de cómo estába transcurriendo su vida.

Finalmente, en 2003, se conocieron por primera vez, una reunión largamente esperada.

El encuentro se dio en el aeropuerto de Helsinki. Ella lo saludó con su esposo e hijas a cuestas.

Fue una experiencia surrealista, ninguno estaba seguro de qué decir. Se presentaron de manera bastante formal, con un apretón de manos.

“Soy Rob”, dijo él. “Soy Saija”, contestó ella y después se dirigieron a la casa de Kuparien.

“Me invitó a pasar y me dijo: ‘Rob, estoy feliz de que estés aquí’”, recuerda Beever. “Tomamos un poco de café y pastel, y las cosas mejoraron mucho después de eso”.

Hablar en persona resultó ser tan natural como sus años comunicándose por correo.

“Era como si hubiéramos estado hablando todo el tiempo”, dice. “Éramos amigos tan especiales. Seguimos en la vida real”.

La hija de Kuparinen y su esposo rápidamente entablaron una camaradería fácil con Beever también, le prepararon una comida tradicional finlandesa y le mostraron cómo disfrutar de una sauna finlandesa.

Más de una década después, Beever visitó Kuparinen por segunda vez. Había pasado más tiempo, estaba casado y tenía dos hijos gemelos. Su familia también vino.

Fue una experiencia diferente, pero igual de especial.

“Nos llevamos muy bien juntos y eso fue maravilloso”, dice Beever. “Fuimos a recolectar hongos, fuimos a recolectar bayas”.

Al final del día, las familias se relajaban con una cerveza finlandesa, reflexionando sobre sus vidas y la amistad de Beever y Kuparinen.

En los últimos años, los dos amigos cambiaron a las videollamadas. De vez en cuando, envían cartas físicas por correo, pero el correo electrónico se ha convertido en el predeterminado.

“Creo que algo se ha perdido y ganado al mismo tiempo”, dice Beever.

El correo electrónico y las videollamadas son inmediatas y fáciles, dice. Pero hay algo mágico en el correo postal.

“No hay nada más emocionante que recibir una carta en un hermoso sobre, bien doblado, con pájaros y flores, y abrirlo. Y de hecho, es parte de la persona que viene”.

Robbinroger Beever y Saija Kuparinen se encontraron por primera vez frente a frente en 2003, su primera carta se la enviaron en 1967. Foto: CNN Travel

 

El año pasado, en casa en Alemania a raíz de la pandemia, Beever comenzó a clasificar adecuadamente las pilas de cartas, tarjetas de identificación, recuerdos y recuerdos de su vida, almacenados en su garaje.

Es un tesoro de recuerdos, y todos están ligados a su amistad con Kuparinen.

“Miro las direcciones y leo las cosas que hicimos hace 40 años, ella en Finlandia y yo en uno de una docena de países en los que estuve, y es algo que realmente disfruto”, dice.

“A menudo pienso en nuestra historia”, dice Kuparinen.

Ya no tiene todas sus cartas, algunas se han perdido en el camino. Pero los recuerdos permanecen.